Archivo de la etiqueta: nutrición

Kéfir: nutrición y salud … y reducir gastos :-)

Nódulos de Kéfir de leche, después de colados

Muchas personas han oído hablar o usan el kéfir; si no es tu caso, hay varios motivos, pero uno fundamental: no se anuncia en ninguna parte, porque nadie gana dinero con él (excepto el que lo usa, además de salud).

Es una muy buena forma de consumir lácteos de muy buena calidad, reduciendo los gastos, aprendiendo un poco más de nutrición y su repercusión en la salud, a costa de cierta implicación por nuestra parte; véase en www.econotuya.org el artículo sobre implicación 🙂

Además, como guinda al pastel, estimula el uso cooperativo de los recursos.

¡Tan sano, que es de los alimentos más ricos para desayunar o cenar, solito, sin acompañamientos! 🙂

Implicarme en mi nutrición

El Kéfir de Leche es una simbiosis entre un hongo y bacterias Lactobacillus.Estas bacterias se alimentan del azúcar de la leche (lactosa), produciendo un líquido denso fermentado.

Esto permite que la digestión de las proteínas de la leche se realice más fácilmente, y además puebla de bacterias beneficiosas todo el tracto intestinal.

Todo esto para aquellas personas que consuman lácteos; si tú has decidido no consumirlos (por múltiples razones: maltrato animal, medicamentos, etc), pues una sabia decisión también.

Pero si te gustan los lácteos y quieres tomarlos de buena calidad, prueba esta opción un tiempo.

El motivo por el cual no ves anunciado constantemente en los medios de comunicación la existencia y beneficios del kéfir es que tiene la manía de crecer mucho con ese poco alimento que le damos, además de ser muy fácil de mantener. Por eso muchos usuarios, cuando crece mucho, lo guardamos en la nevera (lo hibernamos), damos unos nódulos a personas conocidas o simplemente lo tiramos (sniff).

Esto provoca que prácticamente nadie esté interesado en venderlo; más bien al contrario, desde el punto de vista de las empresas, cuanto menos se difunda mejor (yogurt gratuito, qué aberración :-D).

En cuanto preguntes un poco por ahí a personas interesadas en cuidar su alimentación, habrá una o varias que llevarán años con él en casa o conocerán una tienda cercana que lo ofrece gratuito, como un valor añadido a sus clientes.

Si eres de los que toma yogures en casa, puedes valorar el suprimirlos de tu lista de la compra, reduciendo uno de los gastos.

Como todo, a quien le gusta le gusta, y a quien no, pues no.
Las personas que están en el grupo de los afines, suelen tomarlo sólo, con frutas o como acompañamiento para ensaladas. Muchos suprimimos la ingesta de leche directa y sólo la tomamos fermentada.
Pregunta a tu alrededor y tendrás recetas la mar de curiosas.

implicación, felicidad
La libertad no es cómoda; hay que trabajarla

Por otra parte, no todo es de color de rosa. El Kéfir es un organismo vivo y necesita cierto mantenimiento. Tenemos la suerte que es bastante resistente y si queremos defenestrarlo, tendremos que sudar tinta (aunque María lo consiguió, enhorabuena :-D), y aún así revivirá.

Stéphan Hessel. Gracias por haber estado ahí

Esto significa implicación por nuestra parte, aportar a su entorno, desconectar cada cierto tiempo (que se puede hacer con facilidad) y retomarlo de nuevo. 

Cualquier parecido con implicarnos en la vida social de nuestra comunidad, asociación o agrupación pública, de coincidencia no tiene nada.

Si queremos algo positivo, debemos involucrarnos en su desarrollo y asumir que parte de su éxito depende de nuestra aportación.

Aquí tienes unas pequeñas pautas sobre sus beneficios y elaboración (obtenido del blog de VidaAnna, una artesana de Madrid).

Beneficios

  • aporta bacterias probióticas beneficiosas para el aparato digestivo; puede cambiar la microflora de tu intestino e incluso eliminar bacterias que no convienen.
  • reduce síntomas de problemas digestivos como hinchazón, dolor de estómago, gases, …
  • acelera la recuperación después de padecer diarrea (tanto para niños como para mayores).
  • potencia tu sistema inmunológico.
  • te aporta lactasa, la encima que descompone la lactosa.
  • reduce el colesterol malo.
  • promueve la proliferación de componentes químicos esenciales en tu cuerpo.
  • texto obtenido del blog VidaAnna, una artesana de Madrid.
 … y es tan fácil de elaborar:

Añades el nódulo de kéfir (unos pocos, cuantos menos, más suave sale) a leche fresca de vaca, cabra o incluso de soja. Si es leche ecológica mejor que mejor.

Déjalo en un bote de cristal cerrado (si la tapa es de metal pon una telita entremedias) y ponlo en un lugar oscuro, de temperatura de ambiente, durante 12-24 a 48 horas – según el espesor y el nivel de acidez que deseas.

Después separas el nódulo de lo que ya es kéfir con un colador de plástico o de tela. Es importante que toda la manipulación se haga con una pala de madera o de plástico; la acidez del kéfir ataca el metal. También puedes hacerlo con el colador de siempre, pero lávalo a continuación dejándolo debajo del grifo (no dejes que el kéfir actúe en él mucho tiempo).

Si dejas reposar el kéfir en la nevera unas horas gana mucho.

El nódulo lo vuelves a meter en leche en un recipiente limpio. Cuenta más o menos con que el kéfir necesita un tercio de aire en el bote para poder fermentar correctamente si la tapa cierra herméticamente.

Sin embargo, pese a las indicaciones generales, yo lo tengo en un tazón al aire libre (con un plato encima, para evitar pasajeros accidentales). Esto hace que el gas se libere y que la leche fermentada sea menos ácida, no dulce pero casi. Esto facilita que otros miembros de la familia se animen.

A veces se estropea, porque es colonizado por bacterias que no nos interesan (y toma un color verde enmohecido) o porque la leche se corta (en verano, cuando hace demasiado calor).

En ese caso, toca tirar los nódulos que se han estropeado y sacar algunos nódulos que tenemos en un bote cerrado con algo de leche en la nevera y reactivarlos (ponerle más leche y dejarlo a temperatura ambiente).

Kefir4 Kefir5 Kefir2 Kefir3 Kefir6

Si te vas de viaje puedes guardar el nódulo en leche en la nevera, donde la fermentación por frío es más lenta, o incluso congelarlo.

Yo recomiendo añadir fruta, nueces, semillas de lino y de calabaza.

Se puede endulzar con miel, sirope de agave o de arce, o tomar simplemente sólo.

Únicamente evito tomarlo con cereales o hidratos de carbono. La digestión se me hace algo pesada, aunque será por lo que me gusta, y por la cantidad que tomo 😀